jueves, 30 de julio de 2015

Rimando.

Mientras en anocheceres  
la sangre tiña ríos de plata y puñales.
Mientras del infinito baile
surja el eco de una voz que nos muestre
las señales. 
Mientras amándose dos almas
se fundan desesperadamente, 
conscientes de sus vicios, 
de los instintos y los altares.
Mientras quede el recuerdo
de lo que un día se tuvo y se retuvo;
de lo que un día se quiso olvidar 
deshaciéndolo en espumas y tempestades...
Mientras vuestro mundo se hunda
y ya no queden reflejos ni voces
en el jardín,
nosotros seguiremos en pie,
cubiertos por el manto de una eternidad 
que nos abriga
nos deja

          caer. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario